Tuesday, October 13, 2009

Hablar el idioma de los clientes | Josefina Ramírez Tuero

Se está revalorizando la idea del diseño como herramienta estratégica para el desarrollo económico. Los diseñadores necesitan aprender a comunicarse en el lenguaje empresarial.

Hoy se está visualizando una revalorización del diseño gráfico como herramienta estratégica para el desarrollo económico de los países. Sin embargo, la creatividad no es un problema, porque hay de sobra. Lo que hace falta es que los diseñadores se preparen para comunicarse en el lenguaje empresarial, y lograr que los clientes comprendan lo importante que es el diseño para el desarrollo de cualquier producto o empresa.

Si bien los diseñadores gráficos somos entrenados para resolver problemas de comunicación visual durante nuestro período de formación —en el que existen materias que son primordiales para que podamos salir adelante y que muchas veces dependen del perfil del estudiante y de la flexibilidad académica de cada institución educativa—, hoy en día eso ya no es suficiente, puesto que nos enfrentamos a un escenario diferente.
Si hacemos un poco... Leer el articulo completo en FOROALFA

Comentario: Totalmente de acuerdo con Josefina, ahora, esto está sucediendo hace 5 años atrás aproximadamente, recuerdo algunos artículos de hace un año y medio aproximadamente donde plateaba la necesidad de que los alumnos de diseño salgan mínimo con un minor o diplomado en marketing estratégico, además de integrar si o sí ramos de emprendimiento y evaluación de proyectos por mencionar algunos vitales. Debo mencionar también que uno de los primeros en señalar esta necesidad fue Rodrigo Walker hace ya bastantes años atrás. Este artículo viene a reafirmar un echo de la causa, del cual muchas escuelas de diseño no han comprendido aún.

Saludos.

Mario Fuentes E.

Friday, October 02, 2009

¿Cómo piensan los innovadores?

¿Qué hace a los empresarios visionarios como Steve Jobs de Apple, Amazon, Jeff Bezos, Pierre Omidyar y de Ebay Meg Whitman? En una sesión de preguntas y respuestas con el editor y colaborador de HBR Bronwyn Fryer, los profesores Jeff Dyer, de la Universidad Brigham Young y Hal Gregersen de Insead explican cómo el ADN de los "Innovadores" trabaja.
Este post forma parte de HarvardBusiness.org.

Estudio: Se realizó un estudio de seis años a 3.000 directores creativos y un estudio adicional de 500 entrevistas individuales. Durante este estudio se encontraron cinco "habilidades de descubrimiento" que los distinguen.

¿Cuáles son estas competencias?

Dyer: La primera habilidad es lo que llamamos "la asociación". Es una habilidad cognitiva que permite a la gente creativa para hacer conexiones a través de preguntas aparentemente sin relación, problemas o ideas. La segunda habilidad es cuestionar - la capacidad de preguntar "¿qué pasa si", "por qué", y "¿por qué no" las preguntas que desafían el statu quo y hacen el cuadro más grande. El tercero es la capacidad de observar de cerca los detalles, en particular los detalles de la conducta de las personas. Otra habilidad es la capacidad para experimentar - las personas que estudiamos siempre están tratando de adquirir nuevas experiencias y explorar nuevos mundos. Y, por último, son realmente buenos en la creación de redes con gente inteligente que tienen poco en común con ellos, pero de los que pueden aprender.

Fryer: ¿Cuál de estas competencias cree usted que es el más importante?

Dyer: Hemos encontrado que cuestionar cargos de observación, la experimentación y la creación de redes, el interrogatorio en sí mismo no tiene un efecto directo, sin la participación de otros. En general, la asociación es la habilidad clave, porque las ideas nuevas no se crean sin problemas de conexión o no han estado conectados antes.

Gregersen: Usted podría resumir todas las habilidades que hemos observado en una palabra: "la curiosidad". Pasé 20 años al estudio de grandes líderes mundiales, y que fue el denominador común grande. Es el mismo tipo de curiosidad que se ve en los niños pequeños.

Fryer: ¿Cómo, si crees que los empresarios innovadores en que estudios difieren de los ejecutivos de promedio?

Dyer: Pedimos a todos los ejecutivos en nuestro estudio que nos digan acerca de cómo se le ocurrió una idea estratégica o innovadora. Resultó ser fácil para los ejecutivos creativos, pero sorprendentemente difícil para los más tradicionales. Curiosamente, todos los empresarios innovadores también hablan de ser activos, o con lo que podríamos llamar "Eureka" momentos. En la descripción de cómo llegaron a un producto o idea de negocio, que se usan frases como "he visto a alguien hacer esto, o alguien me oyó decir eso, y fue entonces cuando me golpeó."

Fryer: Pero como la mayoría de los ejecutivos son muy inteligentes, ¿por qué crees que no pueden, o no, piensa curiosidad?

Dyer: Creemos que hay mucho descubrimiento aún que empuje a la gente y a las empresas que nadie se da cuenta. Hemos encontrado que el 15% de los ejecutivos son profundamente innovadores, lo que significa que han inventado un nuevo producto o empiezan una empresa innovadora. Pero el problema es que incluso las personas más creativas se han cuidado al hacer preguntas por miedo a parecer estúpido, o porque saben que en la organización no se valora.

Gregersen: Si miras a los 4 años de edad, están constantemente haciendo preguntas y preguntándose cómo funcionan las cosas. Pero por el momento en que tengan 6 años y medio de edad dejan de hacer preguntas, ya que los profesores aprenden rápidamente que el valor del derecho responde a más preguntas provocadoras. Los estudiantes de secundaria rara vez muestran curiosidad. Y al momento en que eres mayor y te encuentras en ambientes corporativos, ves que donde ya han tenido la curiosidad han sido expulsados. 80% de los ejecutivos gastan menos del 20% de su tiempo a descubrir nuevas ideas. A menos, claro, que ellos trabajen para una compañía como Apple o Google.

También creemos que los empresarios más innovadores fueron muy afortunados de haber sido criados en un ambiente donde se les alentó la curiosidad. Estábamos atrapados por las historias que contaban acerca de ser sostenidos por gente que se preocupaba por la experimentación y la exploración. A veces, estas personas eran familiares, pero a veces eran vecinos, profesores u otros adultos influyentes. Varios de los empresarios innovadores también fueron a las escuelas Montessori, donde aprendieron a seguir su curiosidad.

Entrevista de Hardvard Business.org
Editado y traducido por Diseño&Marketing.