Friday, April 13, 2007

Cosas que nunca se dicen a quien tiene una empresa.

Una es que su producto no importa a nadie excepto a usted y otra es que la Realidad, en el mundo de la empresa, tampoco importa.

Si la realidad importara y la gente se preocupara por los productos de las empresas es obvio que siempre triunfaría la calidad, el mejor producto, el más cuidado y el que mejores características reuniera.

Pero eso no es así y no es cuestión de detallar una vez más el típico ejemplo de cómo el vídeo VHS siendo mucho peor desbancó a un competidor superior como era el vídeo Beta... todos hemos visto y vivido cómo eso que no era tan bueno se imponía a algo de mayor calidad...
De hecho muchas veces no tenemos que irnos al contexto empresarial para verlo, pasa en el caso de puestos de trabajo, ascensos, incluso en el ámbito personal...

La cuestión es, ciñéndonos al mundo de los negocios, no hay un mecanismo que por sí solo equilibre las cosas y recompense al que ha realizado el mejor producto.

Los clientes potenciales no buscan entre todas las alternativas posibles, no sopesan todos los pros y los contras, ni hacen un estudio digno de un científico antes de elegir... puede que en casos de grandes desembolsos (una casa, un coche...) esto sí sea un poco más real, pero normalmente y para el 90% de las compras, éstas se hacen cuando ha surgido la necesidad, cuando el "picor" (es decir el deseo o la necesidad) ha aparecido y es urgente calmarlo.

Así pues cuando el cliente va al mercado a elegir casi nunca llega a ver a ese pequeño empresario modesto que apenas hace ruido y es invisible entre todos los competidores... lo cierto es que en la enorme mayoría de ocasiones se quedará con uno de aquellos que ha sabido transmitir activamente que su producto es una de las mejores opciones (sin necesidad de que haya que rebuscar a fondo para encontrarle).

El Buen Marketing consiste en crear una percepción ante un posible cliente lo suficientemente atractiva para que nos elijan... fíjese que incluso aunque un producto sea malo si el marketing es lo bastante bueno puede ser capaz de crear una percepción lo bastante poderosa como para que un cliente elija esa opción no tan buena.

Es obvio que si el producto es malo primero viene la compra y luego viene la queja, y así no se llega muy lejos antes de tener que cerrar, pero también es cierto que hoy día, tener un producto bueno no sirve de nada si nadie lo compra, porque si nadie lo compra no se puede demostrar lo bueno que es.

Hoy día es vital hacer un esfuerzo activo por mostrar que uno "está ahí" y es la mejor opción a elegir...

Justo ese tiene que ser el objetivo de su Marketing.

Por eso es tan importante el Marketing, por eso es crítico que sepa bien qué es, qué funciona en su caso, que pruebe cosas, que haga del Marketing uno de los procesos prioritarios (en tiempo y recursos) de su negocio.

Siendo consultor para grandes y pequeños negocios veía eso cada día, siendo empresario propio lo vivo cada día.

La gran mayoría de pequeñas y medianas empresas tienen un buen producto, quieren agradar a sus clientes y trabajan muchas horas para que sea así y todo funcione bien, por eso cuando algo no va bien, cuando no se consiguen los objetivos una de las primeras cosas a hacer es "A ver ese Marketing..." y entonces saltan muchas respuestas. Puede parecer injusto eso de que la realidad no importa, y que es la percepción lo fundamental, pero lo más pragmático es asumir que las cosas funcionan así, el mercado y el mundo de la empresa funcionan así... de modo que quizá lo mejor es tomarlo como una regla del juego y adaptarnos a ella, porque no podemos esperar que el mercado o los clientes cambien.



"EL MARKETING ES TAN FUNDAMENTAL PARA SU EMPRESA QUE UNA DE LAS VERDADES MÀS CRUDAS DEL MUNDO DE LOS NEGOCIOS ES QUE UN BUEN MARKETING + UNA BUENA POLITICA COMUNICACIONAL PUEDEN VENDER UN MAL PRODUCTO, PERO UN BUEN PRODUCTO POR SI SOLO, NO SE VENDE SIN MARKETING".


Recursos para PYMES.

No comments: